28/7/11

Leer nos cambia el cerebro


Corre por ahí el bulo de que leer no es para tanto. Que ya existe la televisión, que vivimos en un mundo audiovisual, y que por tanto la lectura es una actividad como cualquier otra, casi un hobbie, algo marginal que irá retrocediendo con el tiempo. Pero no es así.

La lectura de libros o de textos que requieran concentración y tiempo nos permite llegar a lugares a los que otras tecnologías tienen vedado el paso. No sólo se profundiza en asuntos complejos sino incluso en emociones complejas.

Una buena prueba de ello es cómo piensa un lector respecto a un analfabeto. Los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís.

Los cerebros de los lectores incluso difieren entre sí según qué lecturas tengan por bagaje. Y no sólo estoy hablando de leer Dostoievsky o Pablo Coelho, sino que influye incluso el idioma en el que leemos.

Los lectores de inglés, por ejemplo, elaboran más las áreas del cerebro asociadas con descifrar las formas visuales que los lectores en lengua italiana. Según se cree, la diferencia radica en el hecho de que las palabras inglesas presentan con más frecuencia una forma que no hace evidente la pronunciación. ¿No habéis visto en las películas que a menudo las personas deben deletrear su nombre para que la otra persona sepa cómo se escribe? Por el contrario, las palabras italianas, así como las españolas, suelen escribirse exactamente como se pronuncian.

Por esa razón, también, los vocabularios de las culturas que aprendían a leer incrementaban sus recursos lingüísticos. Por ejemplo, el vocabulario inglés, limitado a unos pocos miles de palabras, se amplió hasta más de un millón con la proliferación de los libros.

Pero ¿qué pasa exactamente, en tiempo real, en el cerebro de una persona que lee y entiende lo que lee, a diferencia de una persona que simplemente mira las imágenes en una pantalla o escucha las palabras de un cuentista?

En 2009, la revista Psychological Science publicó un estudio al respecto, llevado a cabo en el Laboratorio de Cognición Dinámica de la Universidad de Washington, cuya principal investigadora fue Nicole Speer.

Los lectores simulan mentalmente cada nueva situación que se encuentran en una narración. Los detalles de las acciones y sensaciones registrados en el texto se integran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas. Las regiones del cerebro que se activan a menudo son similares a las que se activan cuando la gente realiza, imagina u observa actividades similares en el mundo real.
Y todo esto es así porque leer es una actividad muy poco natural. Imaginaos: ¿acaso nuestros antepasados podían concebir permanecer sentados durante mucho tiempo, sin moverse, con la vista fija en un punto estático en la que no está pasando nada? Es decir: mirando pulpa de árbol prensada manchada con lo que parecen insectos aplastados. Más que un ser humano eso parecería una estatua. Un observador analfabeto no entendería qué mira tanto esa criatura porque todo pasa en su cabeza. De algún modo, el humano lector es casi una nueva especie.

El estado natural del cerebro humano, así como el de la mayoría de los primates, tiende a la distracción. Basta con que aparezca cualquier estímulo interesante, y nuestro cerebro sentirás interés por él, olvidándose de lo que estaba haciendo. Sin embargo, leer un libro requiere de una capacidad de concentración intensa durante un largo periodo de tiempo.

Esta tendencia a distraernos con nuevos estímulos, según la psicología evolutiva, tiene mucho sentido. Nuestros ancestros debían tener cerebros hambrientos de novedades y dispuestos a captar cualquier irregularidad: los objetos estacionarios o invariables forman parte del paisaje y mayormente no se perciben. Los ancestros que no tenían esta capacidad, seguramente tenían mayor probabilidad de morir (por ejemplo, un depredador que acecha) o menor probabilidad de fijarse en una oportunidad (por ejemplo, una fuente cercana de alimentos, lo cual también se traducía en una muerte prematura). Y un ancestro muerto es un ancestro que no se reproduce y que no deja en herencia a su prole sus genes, es decir, rasgos como un cerebro que no tiende a la distracción.

Todos los que en el pasado tenían cerebros predispuestos para la concentración y la linealidad, por tanto, se extinguieron. Nosotros somos descendientes de no lectores. Compartimos sus vetas genéticas. Tal y como señala Nicholas Carr:

Leer un libro significaba practicar un proceso antinatural de pensamiento que exigía atención sostenida, ininterrumpida, a un solo objeto estático. Exigía que los lectores se situaran en lo que el T. S. Eliot de los Cuatro cuartetos llamaba “punto de quietud en un mundo que gira”. Tuvieron que entrenar su cerebro para que hiciese caso omiso de todo cuanto sucedía a su alrededor, resistir la tentación de permitir que su enfoque pasara de una señal sensorial a otra. Tuvieron que forjar o reforzar los enlaces neuronales necesarios para contrarrestar su distracción instintiva, aplicando un mayor “control de arriba abajo” sobre su atención. “La capacidad de concentrarse en una sola tarea relativamente sin interrupciones”, escribe Vaughan Bell, psicólogo del King´s College de Londres, representa “una anomalía en la historia de nuestro desarrollo psicológico.
Los libros son el equivalente intelectual de los antibióticos, los aditivos o el aire acondicionado. Son una tecnología capaz de diluir un poco más nuestra humanidad de serie y moldear nuestro cerebro para alcanzar finisterres que hace apenas unos siglos eran inalcanzables. Son una tecnología diferente a Internet, la telvisión o el teléfono móvil, así que vale la pena que no la perdamos.

Ni que decir tiene que mucha gente había cultivado una capacidad de atención sostenida mucho antes de que llegara el libro e incluso el alfabeto. El cazador, el artesano, el asceta, todos tenían que entrenar su cerebro para controlar y concentrar su atención. Lo notable respecto de la lectura de libros es que en esta tarea la concentración profunda se combinaba con un desciframiento del texto e interpretación de su significado que implicaban una actividad y una eficiencia de orden mental muy considerables. La lectura de una secuencia de páginas impresas era valiosa no sólo por el conocimiento que los lectores adquirían a través de las palabras del autor, sino por la forma en que esas palabras activaban vibraciones intelectuales dentro de sus propias mentes.
Así, lectores del mundo, antinaturales todos, si pensáis más profundamente es porque leéis más profundamente. Porque, en ocasiones, ser antinatural es lo más de lo más.

Los Cambios de la Tierra Nos Están Salvando


Con el Terremoto y Tsunami de Japón produciéndose tan pronto después del terremoto de Christchurch, mucha gente se ha apresurado a tomar esto como prueba de que la Madre Tierra no está contenta. Otra forma de verlo es, ella es un Ser Vivo, un Planeta Viviente que pasa por sus ciclos así como lo hacemos los humanos.

Ella ha estado aquí por miles de millones de años, mucho antes que apareciéramos nosotros, y estará aquí mucho después.
Es típico de los humanos ignorar los ciclos naturales, y especialmente es históricamente típico ignorar y deshonrar los ciclos femeninos.
Oh sí, la Tierra no sólo es un Ser Vivo, ella es un Ser Femenino.
¿Alguna vez han oído que se la llame Padre Tierra?
Me parece que no.
Como un Ser Femenino, la Madre Tierra pasa por ciclos muy específicos – algunos los vemos regularmente en nuestro Verano, Otoño, Invierno y Primavera.

Otros sólo los podemos ver cada 5.000 o 126.000 años, y qué suerte tenemos, ¡podemos estar aquí para ver una de esas Grandes Transiciones de Ciclo!
Sí, estamos recibiendo el don de estar en la Madre Tierra mientras pasa de una etapa de transición a otra, cuando un ciclo termina y nace un nuevo mundo.
Como con cualquier cambio o nacimiento, esto no sucede sin... mmmm... ¡¡cambio!!!

Empieza... la fase de los Cambios de la Tierra. Y adivinen qué, al igual que en cualquier mujer, ¡esto viene con el trabajo de parto, y contracciones, y ruptura de las aguas!

No sé ustedes, ¡pero yo no creo que una mujer que esté en trabajo de parto vaya a apreciar que le digan que se “calme”!
No creo que una mujer parturienta vaya a apreciar que le digamos:
“¿Podrías dejar de sacudirte y gritar? ¡
Estoy tratando de dormir!” Porque adivinen qué, ¡esto no se trata de ustedes ni de mí!

Se trata de un planeta que está pasando por un increíble proceso de renacimiento, y por alguna sincronicidad sorprendente resulta que hay miles de millones de seres humanos en ella por primera vez, así que por defecto, ¡VAMOS A RENACER CON ELLA!!!
Sí, la Humanidad se va a beneficiar de este maravilloso evento.
Además, si la Madre Tierra no estuviera pasando por estos cambios en este momento, no tendríamos un planeta dónde vivir por mucho más tiempo.
Hemos sido unos pésimos inquilinos y me sorprende que no nos haya desalojado hace mucho tiempo.

Pero no lo hizo porque aunque sea difícil de creer, ella nos ama. Siguió cuidando de nosotros como lo hace cualquier madre, aunque nosotros la hayamos tratado tan brutalmente.

Estos Cambios de la Tierra le están permitiendo renacer, y revivirse a sí misma.
¡Y adivinen qué!
Los mismos Cambios de la Tierra que temíamos fueran nuestro final, van a ser los mismos eventos que un día vamos a mirar atrás y darnos cuenta: esos Cambios nos SALVARON.

Ellos salvaron la Tierra, nos salvaron de seguir destruyéndola, nos salvaron de destruirnos a nosotros mismos.

A medida que la Tierra se alinea con el Ecuador y el Centro Galáctico, se vuelve hacia un lado y el otro, accediendo a tanta Luz de alta vibración como le sea posible.

¿Va a desencadenar esto más terremotos, volcanes, tsunamis y ciclones? No hay una manera fácil de decir esto, pero sí.

Sin embargo, ella no está haciendo esto para hacernos daño ni para lastimarnos, es parte del proceso.
La está reequilibrando y limpiando.

Nos está proporcionando, en esencia, un nuevo planeta donde vivir (¡y espero que tratemos a la Tierra versión 5.0 mucho mejor que a las versiones anteriores!).

No es su culpa que nosotros tengamos casas y edificios que se estén cayendo debido a toda la acción.
¡Dios! esto suena tan cruel en blanco y negro, pero no es ésa la intención.
Es sólo un pedido para verlo desde otra perspectiva – la de la Madre Tierra, y la de nuestra supervivencia futura versus nuestras necesidades presentes y antiguas.
Por muy turbulentos y traumáticos que parezcan los eventos, al final vamos a terminar siendo una mejor humanidad.
Pero no si nos pasamos todo el proceso de parto llorando por cómo nos afecta a NOSOTROS, llorando por lo que NOSOTROS estamos perdiendo.

Tenemos que calmarnos y dejar ir el viejo mundo.
El viejo mundo se está yendo.

¿No hay electricidad?
Bueno, adivinen qué, tenemos un gran SOL en el cielo que ha estado tratando de llamar nuestra atención desde hace años.
Se llama Energía Solar libre.

“Miren acá arriba, ¿hay alguien ahí? ¿alooó?” ¿No hay petróleo?
Energía libre.
¿No hay dinero? Energía libre.
¿Necesitan algo? Vamos a recordar que la Madre Tierra realmente tiene todo lo que necesitamos, y vamos a recordar nuestra capacidad de crear todo lo que necesitamos en forma apropiada, sin hacerle daño.

Para todos aquellos que están llorando la pérdida de vidas, por favor sepan que como almas seguimos viviendo.
Por favor, sepan que todas las almas que están partiendo ahora tenían un contrato para hacerlo así, y nos están ayudando a pasar por este proceso desde un plano superior.

Es muy difícil vivir físicamente sin un ser querido una vez que han partido, lo sé, no están allí para abrazarlos o para llamarlos o para compartir sus alegrías y luchas diarias.

Pero ellos están con nosotros.
Están viviendo en otra dimensión.
Están velando por nosotros.
Nos están ayudando.
Pueden hablar con ellos.
Y si cierran los ojos y lo permiten, pueden sentirlos y escucharlos, si no a través de las palabras, entonces con el corazón.
Estamos TODOS juntos en esto – quienes han partido, quienes todavía van a elegir partir, y aquellos de nosotros que elegimos quedarnos.
Cuando mi mamá falleció nos dijo que no nos aferráramos a ella con nuestro dolor, “porque entonces no voy a conseguir mis alas y no voy a poder volar y hacer lo que tengo que hacer”.
Así también, tenemos que honrar a quienes están eligiendo partir durante estos Cambios.
Ellos tienen que conseguir sus alas y tienen que volar, porque tienen mucho que hacer para ayudarnos con esto.
Honren sus vidas y su partida viéndolos libres, volando con sus alas, cumpliendo el próximo propósito de su alma.

9 de Marzo 2011 – 28 de Octubre 2011 marca la última onda del Calendario Maya.
Piensen en la última onda de las contracciones de una mujer.

Sí, va a ser turbulento, pero dentro de esa turbulencia habrá milagros, habrá alegría, habrá lágrimas, habrá belleza.

Habrá los sonidos de una vida que desaparece, que ya no será, y los sonidos de una nueva vida que emerge, que aún no podemos siquiera imaginar.

por Dana Mrkich

Thomas Jefferson y los Bancos

El mundo según Monsanto. En español y completo.

Trasgénicos, vacunas de hormonas de crecimiento bovino, y demás no tiene ningún desperdicio!

TEDxDF - Cuauhtli Arau Méndez - Onto Creatividad (Spanish)

Onto Creatividad: descubre tus potencialidades y sácalas al exterior así pudiendo disfrutar más de la vida.

El ave Lira - experta en IMITAR

Este ave es capaz de imitar a más de 20 especies e incluso el sonido de un obturador, de una motosierra. Impresionante lo que es capaz este ave de imitar.

12/7/11

Kinuma - Jueguetes de Madera

Kinuma es una tienda de juguetes muy especial, fue creada por Núria Vila y su marido. El nacimiento del primer hijo de la pareja les hizo “abrir los ojos” ante la (casi) imposible conciliación familiar, la situación laboral de la nueva mamá unida a la dificultad para encontrar juguetes sin plástico ni pilas (algo muy habitual en Alemania que es el país natal del marido de Núria), fueron los detonantes para el “nacimiento” de Kinuma.

Alcoy, la Islandia de España

Pacto #acampadaalcoy con el ayuntamiento 7/7/2011

Manifestación 19J en Alcoy



A continuación el enlace para poder ver un resumen de lo que fue la manifestación en Alcoy:

11/7/11

Los bebés perciben que estamos tristes

Un trabajo publicado recientemente en la Revista Current Biology y realizado por investigadores británicos del King College de Londres afirma que los bebés pueden percibir que estamos tristes.

Para llegar a esta conclusión ha realizado resonancias magnéticas al cerebro de bebés más de 3 meses mientras dormían y estudiaron como reaccionaban sus cerebros ante diferentes sonidos, algunos ambientales y otros procedentes de la voz humana.

Lo más llamativo fue que cuando los investigadores reproducían voces humanas que expresaban tristeza, se activaba una zona de la corteza temporal, pero que no había una reacción significativa si en vez de llanto o voces tristes los niños escuchaban sonidos como la tos, voces en tono alegre o los sonidos ambientales como el correr del agua de un grifo o unos juguetes golpeándose.

La voz humana expresa emociones y, dadas las conclusiones del estudio, los bebés pueden reconocer y percibir cuando escuchan voces que denotan emociones negativas, siendo sensibles a estos estímulos.

En realidad, aunque ya sabía que los bebés perciben si estamos tristes, y me parece muy interesante que se demuestre científicamente para que aprendamos a ser más conscientes de sus emociones.

6/7/11

Splitscreen: A Love Story

Splitscreen: A Love Story from JW Griffiths on Vimeo.

Los mosquitos prefieren a las embarazadas y a los niños

Vuelve el verano y regresan todas las cosas que hacen que el verano sea verano: la programación de televisión infumable (aunque esto es todo el año), el calor, la migración de miles de vehículos a la playa, la crema protectora, las ensaladas de pasta y los mosquitos. Los dichosos mosquitos.

Estás durmiendo tan plácidamente cuando de repente oyes un “biiiiii” cercano a tu oído que te despierta de golpe porque sabes que el peligro acecha. Y lo peor no es que te pique a ti, que fastidia un montón, sino que a tu lado observas a tu bebé durmiendo plácidamente con un body de ositos que le hace parecer aún más dulce, las piernas abiertas en paréntesis y los brazos hacia arriba, y temes por su integridad.

Si aún no eres madre, sino que estás embarazada, prepárate también, porque los mosquitos tienen especial predilección por las embarazadas.

¿Los mosquitos prefieren a las embarazadas?

Bueno, no es que prefieran a las mujeres que están embarazadas por el simple hecho de estarlo, como si la sangre de la mujer embarazada se volviera más dulce o como si emanara algún tipo de olor que sirviera de atrayente para los mosquitos. Digamos que los mosquitos suelen elegir a las embarazadas para picarles porque a los mosquitos les gusta del dióxido de carbono y las embarazadas tienden a respirar más rápido que el resto de los mortales, eliminando en consecuencia más dióxido de carbono.

A los mosquitos además les gusta el calor y las embarazadas suelen tener una temperatura más elevada que los demás, porque su cuerpo está más activo (en el embarazo aumenta la frecuencia respiratoria y también la frecuencia cardíaca). Así que, sumando una cosa y otra, lo más lógico es que en una habitación donde haya una mujer embarazada, tenga las de perder.

¿Y a los niños?

Con respecto a los niños, pues un poco por lo mismo que sucede con el tema del calor. No sé si os habréis fijado (seguro que sí), pero los niños sudan como fuentes. Cuando son bebés es habitual ver alrededor de su cabeza, en la sábana, una gran mancha de sudor. Luego, cuando crecen un poco, lo más normal es cogerles cuando despiertan de la siesta con el pelo como si se hubieran duchado y la espalda totalmente empapada. Finalmente, por las noches, no hay Dios que consiga tapar a un niño. Los pobres pasan tanto calor cuando les tapamos que en cuanto pueden hacen la “catapulta infernal” con las piernas y se destapan. Así que como pequeñas fuentes de calor que son, los mosquitos también tienden a elegirles para acercárseles si tienen oportunidad.

¿Y qué hacemos para evitarlo?

Pues lo que podáis. Se me ocurre que os paséis por esta entrada que nos escribió Eva hace ya tres añitos en la que explicaba varios remedios caseros para prevenir las picaduras de insectos, interesantes porque así se pueden evitar cremas y productos repelentes.

De todas las ideas, me quedo con la primera, las mosquiteras. Ahora venden unas mosquiteras enrollables, con la forma de la ventana, que se colocan fácilmente después de la persiana y que se baja en verano hasta tapar toda la ventana. Lo demás hay que valorarlo cuidadosamente, porque eso de rociarse con té de limón… no sé qué es peor, que te pique un mosquito o estar todo el día oliendo a limón (y salivando, claro).