27/11/11

WITCH DOCTOR - Don Lang


I told the witch doctor
I was in love with you
I told the witch doctor
I was in love with you
And then the witch doctor
He told me what to do

He said that

Ooo eee,ooo ah ah ting tang
Walla walla, bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang...
Ooo eee ,ooo ah ah ting tang
Walla walla ,bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang

I told the witch doctor
You didn't love me true
I told the witch doctor
You didn't love me nice
And then the witch doctor
He game me this advice

He said that

Ooo eee,ooo ah ah ting tang
Walla walla, bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang...
Ooo eee ,ooo ah ah ting tang
Walla walla ,bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang

You've been keeping love from me
Just like you were a miser
And i'll admit i wasn't very smart
So i went out and found myself
A guy that's so much wiser
And he taught me the way to win your heart

My friend the witch doctor
He taught me what to say
My friend the witch doctor
He taught me what to do
I know that you'll be mine
When i say this to you

Ooo eee,ooo ah ah ting tang
Walla walla, bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang...
Ooo eee ,ooo ah ah ting tang
Walla walla ,bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang

You've been keeping love from me
Just like you were a miser
And i'll admit i wasn't very smart
So i went out and found myself
A guy that's so much wiser
And he taught me the way to win your heart

My friend the witch doctor
He taught me what to say
My friend the witch doctor
He taught me what to do
I know that you'll be mine
When i say this to you

Ooo eee,ooo ah ah ting tang
Walla walla, bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang...
Ooo eee ,ooo ah ah ting tang
Walla walla ,bing bang
Ooo eee ooo ah ah ting tang
Walla walla bing bang

24/11/11

Juegos en la naturaleza

Vía Juegos en la naturaleza

Atún en lata, ¿sí o no?

Hace unos meses saltó la noticia del cambio en las recomendaciones de consumo de determinados peces contaminados por mercurio. En concreto, nos referíamos a la

prohibición del consumo para embarazadas, mujeres en periodo de lactancia y niños menores de tres años y las restricciones para los niños mayores.
Pero ya entonces surgió una polémica, porque las asociaciones de conservas defendía que el atún enlatado no tenía que incluirse en estas restricciones. Hemos querido ahondar un poco en este tema, y vemos que el asunto de si atún en lata sí o no, no queda claro.

Veamos lo que dice la AESAN al respecto, junto a lo que señalan las asociaciones de conserveras e incluso Greenpeace, para ver si aclaramos un poco este tema.

Lo que dicen las conserveras


Por un lado, la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco) emitió en su momento una nota de prensa en la que la asociación daba cuenta de su enorme disgusto y preocupación por la noticia publicada en los medios de prensa. En esta nota, aclaran los siguientes puntos:

La noticia se basa en una recomendación de la AESAN (Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición) que no hace nunca referencia a las conservas de atún sino al atún rojo de especie grande.
Señalan que al hablar del atún rojo, la AESAN acota la problemática al producto procedente del Mediterráneo y consumido en fresco, congelado y fileteado, preparaciones a las que la conserva es totalmente ajena.
Que las prohibiciones y restricciones para no consumir estos productos se referían a grupos de población muy específicos.
El mismo informe del Comité Científico de la AESAN, subraya la importancia de los estudios riesgo / beneficio del consumo de pescado (especialmente pescado azul), ya que los ácidos grasos EPA y DHA procedentes de la grasa del pescado, tienen un papel importantísimo en el desarrollo del feto y del sistema nervioso de los niños.
El atún en conserva en sus distintas presentaciones como Atún, Atún Claro y Bonito del Norte o Atún Blanco, se elabora fundamentalmente con túnidos tropicales procedentes del Océano Pacifico, Indico y Atlántico y totalmente alejados de esta problemática.
No hemos encontrado la manera de saber de dónde proceden los atunes de las latas que compramos, pero personalmente puedo decir que al leer “bonito del norte” nunca pensé que se pescaran en el Trópico. Tampoco estoy segura de que la problemática del mercurio sea exclusiva de unos mares, de hecho en los artículos consultados se señala que es una cuestión global.


Lo que dice la AESAN

La AESAN en su apartado de preguntas frecuentes enlaza a lo referido en nuestros posts anteriores, es decir, las restricciones en los distintos grupos de población. También hay un apartado específico: ¿Cuáles son las recomendaciones de consumo del atún rojo fresco y del atún en conserva? He aquí la respuesta:

Se trata de una sola especie,el atun rojo. Esto se puede comprobar en las recomendaciones que hacemos en nuestra página web, concretamente en la de mercurio (más claro en el archivo pdf. que se puede descargar de la página). Ahí se especifica que el atún rojo es la especie Thunnus thynnus (especie grande, normalmente consumida en fresco o congelada y fileteada) exclusivamente. Las especies que se enlatan (conservas) son de un tamaño mucho menor, por lo que su contenido en mercurio disminuye considerablemente.
Es decir, según este apartado el atún enlatado tendría menos contenido de mercurio, aunque se trata de la misma especie y no de otra distinta como aseguraba la Anfaco. No hemos hallado la referencia a que el peligro de contaminación se encuentre exclusivamente de peces del Mediterráneo.

¿Qué atún se enlata?

Indagando un poco más sobre las especies de atún, encontramos que el Thunnus thynnus es el atún rojo del Atlántico, y que existen dentro del género Thunnus otras especies: el atún blanco o bonito del norte (T. alalunga ), el patudo (T. obesus ), el atún aleta azul del Pacífico (T. orientalis ), el atún rojo del sur (T. maccoyii ) y el rabil (T. albacares ).

Según explica la Organización Mundial de la Salud, el atún blanco y el patudo son las dos especies más empleadas para los mercados de conservas. ¿Acumulan estos igual cantidad de mercurio?

Según un estudio desarrollado por el Instituto Nacional de Oceanografía (IEO), en el marco de un convenio de colaboración con la Secretaría General de Pesca Marítima con el fin de conocer las concentraciones de metales pesados en pescados de interés comercial, el atún blanco y el rabil tienen concentraciones de mercurio alejadas del límite establecido.

Sin embargo, algunos ejemplares de patudo sobrepasaron ese límite, y se halló una clara relación entre el nivel de mercurio y el tamaño del atún.



Lo que dice Greenpeace

Me ha sorprendido encontrar varios artículos de Greenpeace acerca del atún enlatado que no dejan muy bien parado el producto (o más bien al proceso de pesca y conserva), en concreto a las especies capturadas en zonas tropicales, que es de donde provienen la mayoría de las conservas según Anfaco.

Greenpeace ha encontrado irregularidades tras analizar latas de atún de diferentes marcas en varios países europeos, incluido España. No se hace referencia a la cuestión del mercurio, pero nos trasladan a las aguas tropicales del océano Índico y Pacífico que es donde se pescan estos atunes. Algunas irregularidades detectadas son:

Presencia de dos especies diferentes en la misma lata, práctica ilegal en la Unión Europea.
Distintas latas del mismo producto con especies diferentes; algunas latas contenían especies distintas a lo que se indicaba en la etiqueta.
En España, el análisis de las latas de atún de las marcas Calvo y Campos revelaron la presencia de dos especies distintas en la misma lata (atún rabil y atún patudo).
La sobrepesca o las técnicas de pesca insostenibles son otros aspectos que denuncia GreenPeace, aunque nos quedamos con la mezcla de especies (y de atunes grandes y pequeños) en la misma lata de conserva.

En definitiva, atún en conserva ¿sí o no?

Lo cierto es que después de todo esto, me doy cuenta de lo poco que sabemos acerca de lo que comemos, y creo que investigando un poco más sobre cada alimento encontraríamos muchas sorpresas desagradables.

Eso sin contar las contradicciones y lagunas de información que se nos presentarán, por el conflicto de intereses de los organismos y empresas implicados en la producción y comercialización de los alimentos.

¿Significa eso que no podemos comer de nada? Evidentemente, no, pero sí podemos buscar los productos más naturales posibles e informarnos acerca de su composición y de los riesgos de cada alimento.

Las poblaciones con restricciones y prohibiciones en cuanto al pescado azul (mujeres en edad fértil, embarazadas, en periodo de lactancia y niños) deberán optar por otros pescados que no entrañasen los riesgos vistos.

Por nuestra parte, no dejaremos de poner una lata de atún en aceite de oliva para la ensalada, aunque cada vez me inclino más por la caballa, que tiene las propiedades del pescado azul pero es pequeño y van por piezas (no se mezclan pescados). Eso sí, miedo me da investigar sobre la caballa porque seguro que algún otro pero existe…

22/11/11

Padres que quieren a sus hijos

“Hijo, tú eres mucho más importante para mí que tu papá”. “Hija, tú eres mucho más valiosa en mi corazón que tu mamá”. “Hijo/a no quieras a tu padre, desprécialo como yo y sobre todo no seas como él”. “Hijo/a, no logro entender cómo pude querer a tu madre, pero sin duda tú me importas mucho, tú eres mejor que ella”.
Aunque no se digan abiertamente en las familias, estas y otras frases parecidas a veces son verdades interiores para los padres y nutren la atmósfera familiar de dinámicas fatales en la tríada relacional más importante que vivimos a lo largo de la vida: la tríada padre, madre e hijo.
Conviene tener presente, en primer lugar, que los hijos no atienden tanto a lo que los padres dicen sino a lo que los padres sienten y hacen: los hijos se hacen sensibles a su verdad. Entre otras cosas, porque la verdad de nuestros sentimientos puede ser negada o camuflada pero no puede ser eliminada, y por tanto actúa y se manifiesta en nuestro cuerpo. Nos constituye.
Importa, por tanto, que trabajemos con nuestra verdad y la transformemos si es menester y genera sufrimiento en nosotros o en nuestros hijos. Es obvio que ayuda el abstenerse de expresiones hirientes para con el otro progenitor delante de nuestros hijos, por muy enojados o cargados de razones que estemos. No obstante es un logro todavía mayor el trabajar en uno mismo para restaurar el amor y el respeto, y darle el mejor lugar al otro progenitor frente a nuestros hijos, incluso cuando se trata de una pareja infeliz o de una separación dolorosa y turbulenta. Recordemos que los hijos no se separan de los padres. Para ellos, los padres siguen juntos como padres. Los padres se separan como pareja (vivan juntos o no), pero no es posible separarse como padres.
En segundo lugar, conviene tener conciencia de que las vivencias y posiciones que tomamos en esta tríada fundacional con nuestros padres determinarán grandes consecuencias, favorables o desfavorables, en nuestra vida y en que vislumbremos unos horizontes afectivos felices o desdichados. Es clave para el futuro de los hijos que estén bien insertados en el amor de sus padres y que éstos logren amarse, al menos como padres de sus hijos, ya que en la mayoría de casos algún día del pasado se eligieron y se quisieron como pareja. Y los hijos llegaron después como fruto y consecuencia de esa elección.

Una joven pareja con su bebé recién nacido (imagen: Grupo Punset Producciones).
Quizás no esté diciendo nada que no se sepa y, sin embargo, estas ideas que son de sentido común sorprenden por lo poco comunes que resultan en la realidad. De hecho, escribo sobre el amor entre padres e hijos después de regresar muy conmovido de mi último taller de constelaciones familiares. Siempre es impactante para mí observar los devastadores efectos emocionales que causa la inobservancia de una regla fundamental: los padres están primero frente a los hijos, y son más importantes que ellos. Además, tiene una gran importancia amar en el hijo al otro progenitor.
Me sorprendo una y otra vez al ver como los padres se dirigen y se orientan a los hijos por encima del otro padre. Y esta actitud, que puede parecer razonable en ocasiones –la desdicha suele llegar vestida con ropajes argumentales impecables pero exentos de amor-, no ayuda al hijo. Ellos no necesitan ser los más importantes; al contrario, necesitan sentir que la pareja del padre o la madre es más importante, y que los padres están juntos como pareja dándose una recíproca primacía frente a los hijos. Cuando un hijo es más importante que nadie para uno de los padres, no se le hace un regalo, sino que se le da una carga y sacrificio; no es abono, sino sequedad disfrazada de encantamiento. Los hijos no necesitan sentirse especiales ni tienen que ser el todo para los padres. Eso es demasiado.
Es frecuente que aquello que a un padre le falta de su pareja, o de sus propios padres, o aquello que le faltó en su familia de origen, o aquel sueño que no pudo cumplir, lo lleve a su hijo. Y que éste, por amor, acepte el reto. Al precio, claro está, de su libertad y de la plena fuerza para seguir su propio camino a su propia manera. Los hijos necesitan sentirse libres para cumplir su cometido en la vida. Y les va mejor cuando tienen el apoyo de sus padres y sus anteriores, y cuando se encuentran en orden con ellos. En cambio, sufren cuando uno de los padres desprecia al otro o ambos se desprecian mutuamente. Si los padres se desprecian, el hijo encuentra dificultades para no despreciarse a sí mismo y no parecerse a la peor versión diseñada por el padre o la madre sobre el otro progenitor.
Pensemos en hijos que casi tuvieron la función de pareja invisible de uno de los padres, o que significaron el todo para la madre o el padre, o que sintieron la prohibición de amar a un padre que cometió algún tipo de violencia o traición con la madre o viceversa… Tristemente, en constelaciones familiares es habitual identificar dinámicas y resultados fatales como enfermedades, delincuencia, violencia, pasotismo, dificultades en la pareja y mucho sufrimiento emocional. Pues, en lo profundo, un hijo no puede prescindir de amar a ambos padres y no deja de hacer acrobacias emocionales para ser leal a ambos, incluso imitando su mal comportamiento, o su alcoholismo, o sus fracasos y desatinos, etc.
“Hijo, en ti sigo queriendo a tu padre/madre, en ti sigo viéndolo y respetándolo a él”. “Hija tú eres el fruto de mi amor y mi historia con tu padre/madre y lo vivo como regalo y bendición”. “Hijo, respeto lo que vives y como es con tu otro padre/madre”. “Hija, yo solo soy el padre/madre, más es demasiado”. Estas son frases que apuntan al bienestar y el regocijo en los hijos. ¿Qué ayuda, pues? Que los hijos reciban uno de los mayores regalos posibles en su corazón: ser queridos tal como son y muy especialmente que en ellos se quiera a su otro progenitor, porque así se sienten completamente amados, ya que en fondo el hijo no deja de sentir que de alguna forma también es sus padres. Ambos.

Vía Inteligencia Emocional by Joan Garriga

10/11/11

Una máquina de vapor hecha de vidrio


Desde Microsiervos nos proponen que observemos el movimiento de una máquina de vapor completamente realizada con cristal. La creación es de Michal Zahradník que la fabricó en el año 2008. Creo que lo más interesante de ver es cómo el vapor que se mueve por los tubos impulsa un pistón que a su vez mueve una rueda convirtiendo el calor que calienta el agua en movimiento.

A nuestros estudiosos peques que revisan la historia, les encantará ver en acción el artefacto que dio origen a la revolución industrial. Una época, no muy lejana, en la que el ser humano consiguió adaptar ese movimiento a máquinas como los telares, con los que se aseguraba que la producción de ropa era muy rápida, o la locomotora del tren con la que las distancias se redujeron notablemente. Y ahora se puede ver en una máquina precisa y preciosa como una pequeña cantidad de agua genera un rendimiento notable en el giro de la rueda. Disfrutad con la máquina.

Via Xatakaciencia

8/11/11

Mamás que educan en casa: Rosana tiene la seguridad de seguir los intereses y ritmos de sus hijas, de presentarles el aprendizaje como una experiencia

Casi todos hemos oído hablar en alguna ocasión del homeschooling, se trata de una opción educativa según la cual las familias toman la decisión de que sus hijos aprendan en su casa, acompañados de sus padres, y socializándose a través de los mecanismos que el entorno ofrece. Hoy tenemos con nosotros a Rosana que tiene 36 años y vive en la provincia de Alicante.

Nuestra protagonista de hoy cursó estudios universitarios de Historia, aunque nos confiesa que con la maternidad sus intereses han cambiado: ahora está siguiendo un máster en Promoción de la Salud y Prevención Infantil. Y su vida social es muy intensa porque aunque las principales actividades que desempeña están centradas en el desarrollo de su familia, y el crecimiento de sus dos pequeñas hijas, aún consigue tiempo extra para formar parte de un grupo de apoyo a la Lactancia Materna en la localidad dónde reside.

Por si fuera poco, Rosana es miembro del equipo pedagógico de La Serrada, una asociación que mantiene una escuelita alternativa y, a la vez, difunde una crianza y educación basadas en el respecto al proceso de desarrollo de la criatura. También forma parte de la Junta Directiva de la asociación Criar con el Corazón.

La mamá que hoy os presentamos tiene dos hijas de ocho y seis años respectivamente, y antes de que la familia tomara la idea de desescolarizarlas asistieron a la escuelita gestionada por La Serrada hasta el curso 2009 / 10, y durante el curso pasado acudieron a un Centro Rural Agrupado (CRA) en un municipio cercano a su lugar de residencia. “En aquel momento la matriculación en el CRA era la opción que más se aproximaba a nuestra forma de ver la escolarización”.

Nuestra mamá de hoy nos cuenta que ‘tras la experiencia escolar de nuestra hija mayor, nos dimos cuenta que la socialización escolar no siempre es beneficiosa: al ser una escuela pequeña, las edades de los niños son diversas. Había un claro liderazgo ejercido por una de las niñas mayores que arrastraba a nuestra hija mayor hacia comportamientos y preocupaciones más propias de una adolescente que de una niña de 7 años (decía cosas como “estoy gorda”, “tengo barriga”, “no me gusta tener pelos, quiero depilarme”...)’. Cuando esto ocurrió, la pequeña ya había dejado de asistir a sus clases, por lo que al llegar el verano, la decisión de que su educación continuara en el hogar ya estaba prácticamente tomada.

Los motivos principales para educar en casa son varios. Por un lado,, nunca una imposición o una obligación sinsentido. Tenemos también libertad para seguir el método que mejor se adecúe a sus necesidades. No corremos el riesgo tampoco de tropezar con un mal maestro que les haga aborrecer el aprendizaje. Disponemos de más tiempo para pasar en familia y para dedicarlo al juego, tan importante en estas edades
Tal y como se refleja en sus palabras, los padres de estas niñas muestran un claro interés por su socialización, la cual potencian a través de la participación en actividades y encuentros. Ambas van a clases de baile semanalmente, además la mayor acude a patinaje artístico, y la pequeña a un taller de psicomotricidad relacional (estas actividades han sido escogidas por ellas mismas). También una vez a la semana se reúnen con amiguitas y acuden a las clases de inglés que el padre ofrece en el domicilio, los niños que residen en el vecindario y los hijos de los familiares también forman parte de su círculo de amistades.

Además ahora la familia se ha unido al grupo de homeschoolers de Valencia, en las excursiones y actividades que realicen.

El cambio más evidente es en la mayor, ha dejado de hablar de cosas de niñas más mayores, ya no se agobia con los exámenes y la veo más NIÑA, feliz pasando más tiempo en familia, sin tener que cumplir horarios, sin prisas. Muestra mayor interés por la lectura, cosa que también le ocurre a la pequeña
En cuanto a la metodología que esta familia utiliza en la educación de las niñas, las pequeñas están matriculadas en una escuela a distancia que nos ofrece orientación curricular y el apoyo de una tutora. “A la hora de preparar el material, internet es fundamental porque hay muchos recursos on-line y para imprimir o descargar, desde textos hasta juegos, videos, pasatiempos.También echamos mano de libros de divulgación, atlas, libros de texto, materiales Montessori, Mini-arco…Y recurrimos a otras personas para explicarles ciertos temas”. Las visitas a museos y otros lugares de interés también son un buen recurso.

Y si les preguntamos por el futuro y el acceso a estudios medios y superiores, nos dicen que “una vía que consideramos válida para obtener la titulación sería escolarizar en 4 de la E.S.O. pero todavía queda tiempo para ver cómo podrán obtener sus títulos”.

Desde Peques y Más, tal y como hicimos con las “mamás que llegaron de otros países” que os presentamos hace unos meses, les hemos preguntado a estas madres homeschoolers, “¿qué sueños tienen para sus hijos?” Rosana no duda al afirmar que no cree que sus sueños sean diferentes a los de otras madres (otros padres): le gustaría que sus hijas fueran personas felices, sanas, íntegras. En relación a los estudios, le gustaría que disfrutaran aprendiendo, y que no vivan la educación como una obligación, sino como un placer; que puedan seguir sus intereses e inquietudes, no los que llegan impuestos desde afuera.

La idea de no escolarizar – desescolarizar siempre ha estado presente. La razón de matricularlas en una escuela era la preocupación que teníamos por la socialización, no teníamos la seguridad de ser capaces de proporcionar esta socialización sin tener que pasar por la escuela.

Nos queda agradecerle a Rosana su colaboración “abriéndonos las puertas de su casa” para mostrarnos su experiencia.

La socialización y la importancia de la familia

Aunque más de uno se empeñe en asegurarme que la escuela y otros contextos de relación entre iguales son ideales para socializar, yo no creo en absoluto que estos medios sirvan en exclusiva para que este fin, lo que aprenden son habilidades de relación y comunicación con sus iguales (además de determinados contenidos académicos), pero ¿socializan? Pienso que difícilmente el contacto con personitas de su misma edad consiga este objetivo porque no les muestra escenarios diferentes ni les propone exigencias de adaptación a situaciones diversas.

Una de las acepciones de la palabra socializar (según el diccionario enciclopédico Larousse) es: “adaptar al individuo a las exigencias de la sociedad”. Entonces yo ya tengo claro que las mejores herramientas en este sentido se las proporcionamos los padres a los hijos.

¿Qué mejor medio para socializar que los padres?, pensad por un momento en la cantidad de situaciones diferentes que los niños pueden conocer cuando acompañan a sus progenitores. Cuando invitamos a los pequeños a venir con nosotros al mercado a por verduras, al saludar correctamente, cuando preguntamos a una anciana que lleva demasiado peso si necesita ayuda, o mientras nos observan cambiando un producto con el que nos estamos contentos. Los pequeños no dejan de observarnos y hagamos lo que hagamos les estamos educando en todos los aspectos.

Y también cuando nos acompañan a recoger nuestros análisis y deben esperar un poquito, o cuando se sientan a nuestro lado mientras rellenamos un formulario, las reuniones de la Asociación de Padres a las que les llevamos también sirven, y la forma en la que nos dirigimos a diferentes personas, puede que sea determinante para aprender reglas básicas de convivencia. Nuestra expresión y el tono de nuestra voz al coger una llamada insistente de una empresa que intenta vendernos algo que no deseamos, les dan pistas a los nuestros hijos sobre la toma de decisiones individuales frente a determinadas exigencias.

La familia es un mundo que debe interaccionar con el entorno exterior, para los niños los padres son puertas, ventanas, accesos a ese “mundo”. Así pues somos los principales responsables de la socialización de nuestros hijos, y podemos potenciar este aspecto dejando que se acerquen a nuestro mundo y esforzándonos en conocer el suyo: observar cómo interactúan en grupos diferentes de niños, invitar a sus amiguitos a casa, dejar que elijan su actividad extraescolar, etc
Los padres amamos a nuestros hijos, y tenemos interés en ejercer de guías conscientes y sólidos para que lleguen a la edad adulta como personas saludables y que, además, se saben valer por sí solos, esto es razón suficiente para pensar en el enorme potencial socializador de la familia. Y para quien piensa que también nos podemos equivocar, puedo decir que el mostrarnos como seres humanos imperfectos que van avanzando despacito y corrigiendo errores, también es un aprendizaje muy útil de cara a la socialización de los niños.

Cuando finalicen la primera y la segunda infancia, cuando nuestros hijos sean adolescentes y sus demandas hacia nosotros no se centren en la autonomía física ni socialización primaria, ellos tendrán una buena base con la que aprender a desarrollarse en un entorno de iguales. Pero incluso entonces, nuestra percepción / comprensión de su mundo y la forma en que resolvemos problemas, les darán pistas para mejorar su “socialización”

#Op20N - Anonymous: operación 20 de noviembre.

#Op20N - Anonymous: operación 20 de noviembre.

Medieval Spanish ghost town becomes self-sufficient ecovillage